La Alianza Europea por un Transporte por Carretera Limpio, ECTA, ha hecho un llamamiento para acelerar el desarrollo de las infraestructuras necesarias en los países de la Unión Europea y el establecimiento de límites más estrictos para la reducción de las emisiones de CO2.

Todo ello se enmarca en el paquete de medidas ‘Objetivo 55’ de la Comisión Europea para reducir un 55 % las emisiones, como mínimo, de aquí hasta el año 2030.

Esto supondrá la puesta en marcha de normativas decisivas para el futuro del transporte por carretera, como la revisión de la Directiva europea de Infraestructuras para los Combustibles Alternativos, AFID, la regulación de las redes TEN-T y TEN-E, la Directiva de Impuestos Energéticos y los límites de emisiones para vehículos comerciales ligeros.

Una flota de 40 millones de vehículos

Existen aproximadamente 40 millones de vehículos que reparten más del 75% de las mercancías en Europa. Por ello, la disponibilidad de infraestructuras de cero emisiones para dar servicio a estas flotas se ha convertido en uno de los principales desafíos para la descarbonización.

Desde la Alianza, sostienen que Bruselas debe establecer objetivos vinculantes dentro de la Directiva AFID para el desarrollo de infraestructuras en todos los Estados Miembros. Esto supone contar con un mínimo de dos estaciones públicas de recarga para camiones que realicen rutas urbanas en 2025, que deberían llegar a 10 en 2030.

Asimismo, los corredores principales de la red TEN-T deberían ser de cero emisiones, para lo que deben habilitarse hidrogeneras e infraestructuras de recarga de vehículos eléctricos como muy tarde para 2027, de modo que en 2030 sea posible realizar viajes largos de cero emisiones.

Para conseguir el objetivo de cero emisiones en 2050, deben fijarse, a juicio de ECTA, límites más estrictos, que impulsen la oferta de este tipo de vehículos. Para la Alianza, es importante que al menos la mitad de las nuevas furgonetas que se vendan en 2030 sean de cero emisiones y que para 2035, se llegue al 100%, de modo que la logística urbana sea mucho más ecológica.