Bureau Veritas VeriFuel ha evaluado algunas muestras de combustibles bajos en azufre para determinar si cumplen o no con lo exigido en la normativa de la Organización Marítima Internacional. Los resultados han sido presentados recientemente en la Convención de Bunkering de Oriente Medio, celebrada en Dubái.

La mayoría de los que se han probado tenían un contenido de azufre del 0,47%, pero un número muy significativo alcanzaba el límite del 0,50%. En este sentido, alrededor del 4% se encontraban por encima de lo estipulado y, por otro lado, cuatro de cada cien muestras tenían un contenido de azufre de entre el 0,51 y 0,53%.

Además de este componente, el potencial de sedimento total y la presencia de agua es lo que ha llevado a muchos de estos combustibles a incumplir la normativa internacional. Conviene destacar también que la mayoría de los probados hasta finales de enero tenían un punto de fluidez menor a los 21º C, pero el 30% tenía un punto de fluidez de 21º C o más y un porcentaje muy pequeño llegaba a los 33º C.

Al observar las muestras de combustible, pudo comprobarse que contaban con un amplio rango de viscosidad. En este caso, ha sido de 19 mg/kg en comparación con el combustible con alto contenido de azufre, que es de 22.

Sobre la compatibilidad de combustible, se han mezclado 23 VLSFO diferentes, procedentes de distintos puertos y proveedores. En total, se han creado 14 mezclas, de las que cuatro resultaron incompatibles, aunque solamente una contaba con una relación del 50:50.

Desde la sociedad de clasificación, han recordado que cuando los precios son muy similares, es preferible utilizar gasóleo, incluso si es un poco más caro, debido a su mayor poder energético.