Tras la introducción en los mercados europeos de Alemania, Holanda, Bélgica, Suiza, Reino Unido, Austria e Irlanda, el fabricante chino de carretillas elevadoras BYD también está presente en el mercado español.

El revolucionario fabricante de carretillas eléctricas BYD, ha llegado al mercado español después de haber resultado ganador del trofeo ‘International Forklift of the Year’ en la última edición de los premios IFOY, celebrada en el marco de la CeMat 2016 en Hannover, con la BYD ECB18C de tres ruedas, que tiene una capacidad de carga de 1.8 tn. y altura de elevación de 6 metros y que está equipada con baterías de fosfato de litio hierro, completamente libre de mantenimiento y tecnología de carga ultra rápida.

En España se presentó formalmente en el marco de la última edición de Logistics, donde acudió con su red de concesionarios en la península, que ofrecen servicio técnico y de posventa en la zona centro (Madrid, Toledo, Ávila, Cuenca, Guadalajara y Segovia) a través de Alcamar, Cataluña y Andorra con Talleres y Recambios TR, norte de España (Navarra, País Vasco, Burgos y Valladolid) con Pégamo, Andalucía Occidental (Sevilla, Córdoba y Huelva) con Jucamar Alquileres, Comunidad Valenciana y Albacete con Europea de Carretillas MB, Galicia con Doble Elevación, Murcia y Almería con Tomi Maquinaria y Cádiz y Ceuta con Multilift. Y Dupla Elevacao en Portugal, en Oporto y Lisboa.

Con unos pedidos que rondan las 150 unidades en la península, en un primer ejercicio que ha sido de tan solo seis meses, Javier Contijoch, director de BYD Forklift para Europa, se muestra optimista.

En cuanto a la gama disponible actualmente, a principios de 2017 está previsto ampliar la gama con una nueva serie de retráctiles, así como tractores de 5 y 25 toneladas. Esto permitirá pasar de una gama inicial de seis modelos a casi 12 en menos de 12 meses.

Tecnología de baterías revolucionaria

Lo que diferencia a BYD de cualquier otra compañía, es la tecnología propia de las baterías de fosfato de litio hierro que equipan las carretillas, que no requieren prácticamente mantenimiento. Por algo, BYD es el mayor fabricante del mundo de baterías y suministra a otros fabricantes del sector de automoción y de la electrónica.

Las baterías de litio hierro fosfato no tienen efecto memoria, admiten cargas rápidas y no son necesarios los cambios de batería. De hecho, el fabricante garantiza que, tras ocho años o 10.000 horas de operación, la batería mantiene el 65% de la capacidad de carga inicial.

BYD fabrica, además de carretillas eléctricas, autobuses y coches eléctricos, y está presente también en el sector de la energía solar. De hecho, ya hay algunos vehículos eléctricos circulando en Europa, como el autobús eléctrico BYD E6, del que hay algunas unidades en Londres.

En un momento como el actual, en el que las restricciones a las emisiones tienen ya una repercusión directa en los costes de explotación de las carretillas, además de los de mantenimiento y consumo de combustible, el disponer de una carretilla eléctrica, con unos costes de mantenimiento muy inferiores a los de cualquier otra tecnología, ya sea eléctrica, gas o diesel, supone una importante ventaja.

Con baterías como las de BYD, “ya somos capaces de ofrecer máquinas que pueden competir con una máquina térmica, en capacidades de hasta ocho toneladas”, que sirven tanto para exterior como para interior, lo que las hace mucho más versátiles, apunta Contijoch.