Carrefour ha reforzado su servicio de pedidos de comercio electrónico para productos de no alimentación de electro, bazar, hogar y textil.

De esta manera, la cadena gala quiere facilitar la compra de productos de no alimentación y ofrecer un servicio más ágil, garantizando la disponibilidad de estos productos mientras permanezcan en vigor las medidas de confinamiento de la población durante el estado de alarma.

La compañía gala ha reforzado las tareas de preparación y reparto de pedidos. Así mismo, está priorizando las entregas a colectivos más vulnerables como mayores o personas con movilidad reducida.

Asimismo, se han abierto nuevos puntos para recogida con vehículos que permiten recoger la compra directamente en el maletero del coche, sin necesidad de bajar del vehículo.

De igual modo, con el fin de agilizar la realización de compras on-line, la empresa ha diseñado varios kits de productos básicos que se pueden entregar entre 48 y 72 horas, con paquetes de alimentos básicos pensados para una persona, dos y familiares, con el objetivo de poder ofrecer productos sencillos de manera muy rápida.

Este servicio se ha puesto en marcha desde el 31 de marzo, en lo que supone una vuelta de tuerca para la propuesta omnicanal y multiformato de la cadena.