El Gobierno de Castilla-La Mancha prevé que tendrá listo el estudio de viabilidad del Puerto Seco de Albacete en doce semanas, con lo que se estará en condiciones de poder determinar su modelo de gestión o sus necesidades urbanísticas.

El grupo agroalimentario Candelo actúa como empresa tractora de una iniciativa que ocupará en una primera fase unos terrenos de 60 hectáreas en el municipio de Chinchilla de Montearagón, al sureste de Albacete.

Es la primera vez que una empresa privada lidera el proyecto en la capital albaceteña que, además, también cuenta con otra veintena de compañías que han mostrado su disposición a adherirse al proyecto.

Con el estudio de viabilidad, se establecerá también una hoja de ruta para avanzar en la iniciativa, además de para establecer una estrategia de logística y de movilidad de mercancías.

Se estima una inversión para este Puerto Seco, que opta a los fondos europeos de recuperación, de 66 millones de euros, toda vez que, en opinión del ejecutivo castellanomanchego, constituye un proyecto con un gran componente vertebrador en la comunidad autónoma a través del transporte de mercancías mediante la colaboración entre entidades públicas y privadas.

La iniciativa «servirá para consolidar a la región como epicentro industrial del país», por lo que el Puerto Seco se incluirá en la estrategia de promoción de zonas industriales que está trabajando la Consejería de Economía, Empresas y Empleo de la comunidad autónoma.