La Junta de Castilla y León tiene la intención de intensificar a lo largo del segundo semestre de este año su plan de actuación contra la siniestralidad laboral.

De esta manera, el Gobierno castellanoleonés tiene la intención de reducir el número de accidentes laborales y su gravedad, a la vista de que entre enero y mayo de este año se han registrado en la comunidad un total de 10.335 accidentes con baja en jornada de trabajo, 83 de ellos de carácter grave y 16 mortales.

En este mismo sentido, el Ejecutivo autonómico estima que los sectores que han experimentado un mayor volumen de accidentes laborales de carácter grave o mortal son los sectores de la construcción y el transporte, con quince graves y dos mortales en construcción, así como con siete graves y cinco mortales en el sector del transporte.

Dado que son los sectores con mayores índices de siniestralidad, las medidas preventivas que se van a llevar a cabo en los próximos meses se centrarán fundamentalmente en estos dos sectores.

En concreto, está previsto realizar más de 2.200 visitas en total, lo que supone un incremento de más del 20% de las visitas que se vienen realizando de forma habitual.

Así mismo, también se van a intensificar las campañas de información y sensibilización a través de los medios de comunicación, redes sociales, centros de trabajo y determinadas organizaciones y asociaciones empresariales, sobre todo de autónomos.