Castilla y León sigue sumando iniciativas en las últimas semanas para paliar la falta de conductores que tiene la región.

En este sentido, las autoridades castellanoleonesas estudian la posibilidad de implantar un grado medio de Formación Profesional en Conducción de Vehículos de Transporte por Carretera en aquellas instalaciones empresariales que cuenten con un centro de formación que permita, de acuerdo con la legislación vigente, implantar nuevas enseñanzas de formación en conducción, de calidad, atractivas y ajustadas a las necesidades del mercado laboral de cada territorio.

En la actualidad, esta titulación solo se oferta dentro de la comunidad en el centro privado de FP ‘Campus Alsa EDX’ de la localidad segoviana de El Espinar, debido a las dificultades que según la Junta, se supone la implantación de este ciclo, toda vez que es necesario disponer de vehículos de transporte adaptados para la formación, espacios para pruebas y taller de reparaciones.

Además, al tratarse de un ciclo de grado medio que pueden cursar alumnos con menos de 18 años de edad, es necesario disponer de todas las medidas de seguridad para que estos alumnos realicen las prácticas de conducción de vehículos.

De este modo, la Junta de Castilla y León continúa con su apuesta por implantar enseñanzas orientadas al empleo y ajustadas a las necesidades de su tejido productivo, que permitan a los jóvenes incorporarse a empresas próximas a su lugar de residencia para retener el talento, fijar población y aportar el personal cualificado que la economía regional necesita.

Además, la Junta financia el permiso de conducir y el certificado de aptitud profesional, al tiempo que trabaja para abrir la profesión a las mujeres jóvenes del mundo rural.

En Castilla y León el sector del transporte aporta más del 3% del PIB regional, con un total de 1.800 millones de euros aproximadamente, y da empleo a cerca de 94.000 personas. Así mismo, ees la actividad regional que genera mayor cifra de negocios al sector servicios, cerca del 30%.