La primera operación de un megacamión en una carretera española ha tenido lugar este lunes 4 de abril en Cataluña. El vehículo ha recorrido los 35 kilómetros que separan las instalaciones del Grupo Sesé en el municipio barcelonés de Palau de Plegamans y la planta que Seat ubica en Martorell.

Mientras la circulación de los vehículos euromodulares de 25,25 m y 60 tn aún está pendiente de que Tráfico publique la Instrucción Técnica que recoja los requisitos para expedir las autorizaciones, el Clúster de la Industria de Automoción de Cataluña (CIAC) ha impulsado esta experiencia piloto.

En el marco de esta prueba, el vehículo ha llevado incorporados sensores que han monitorizado parámetros correspondientes a diferentes sistemas, especialmente en lo relativo a los aspectos de seguridad.

El «éxito» de esta prueba llama al optimismo en el seno del fabricante, desde el que prevén operar con megacamiones en tres rutas de la Península Ibérica en los próximos meses.

En estas operaciones tendrá un peso importante Grupo Sesé, operador desde el que afirman que sus clientes están rediseñando sus flujos logísticos para adaptarlos al megacamión, por lo que la empresa de transporte está incorporando estos vehículos para satisfacer las nuevas necesidades.

El megatruck, clave para mejorar la competitividad

Desde la Comisión de Logística del CIAC defienden que la circulación de los megatrucks supone un ahorro del 22% en costes de logística al reducir el precio de la tonelada transportada. Además, estos beneficios repercuten en toda la cadena de valor involucrada, mejorando la eficiencia y la competitividad de la industria, según indican los impulsores del proyecto.

La implantación del megatruck también conlleva un ahorro energético así como una mejora medioambiental, ya que la disminución de los camiones en circulación se traduce en una reducción del 14% de las emisiones de CO2 y gases contaminantes.