El Boletín Oficial del Estado publica hoy, 14 de septiembre, la Resolución del Servicio Catalán de Tráfico que modifica las restricciones a la circulación durante el año 2021 en Cataluña, con el fin de incorporar una nueva que afecta al tráfico pesado por la N-240.

En este sentido, las autoridades regionales aprovechan la finalización del plazo del régimen de concesión de las autopistas el 31 de agosto de 2021 y la consiguiente eliminación de los peajes y del régimen de bonificaciones existente, para trasladar el inicio de la restricción existente en la carretera N-240 desde el municipio ilerdense de Les Borges Blanques, de acuerdo con su previsión inicial, a Lérida.

De esta manera, se desvía el movimiento de camiones de esta vía en ambos sentidos de manera preferente a la AP-2 entre las salidas número cinco, en Soses, y número nueve, en Montblanc.

A pesar de su publicación oficial esta semana, la restricción de circulación para vehículos pesados está en vigor desde el pasado 1 de septiembre.

Esta nueva limitación se suma a la ya vigente también en la AP-7 y que ha generado un rechazo unánime en el sector del transporte de mercancías por carretera.

En este sentido, Sintraport se une al rechazo generalizado del transporte a una medida que, a su juicio, «pretende buscar culpables ante la falta de previsión de los responsables de tráfico».

Al tiempo, la organización teme que pueda «tener un efecto dominó», al tiempo que alerta de que «supone dificultar más aún la labor de profesionales que hoy en día se encuentran inmersos en un profundo proceso de transformación y que no ven respaldo alguno a su actividad por parte de la clase dirigente».