A lo largo de las últimas semanas, diferentes Comunidades Autónomas han ido implementado diferentes medidas en materia de salud pública ante el incremento de casos del Covid-19.

Así, se ha acordado en ciertas zonas el cierre de la hostelería con menor o mayor grado de restricción de horarios. En el caso de Cataluña, a mediados de octubre se acordó el cierre total de los establecimientos de hostelería y restauración, lo que ha afectado a más 44.000 bares y restaurantes.

Dentro de este amplio grupo, se encuentran los establecimientos situados en las principales carreteras y polígonos logísticos e industriales, que tradicionalmente prestan servicio a las decenas de miles de transportistas que transitan cada día por territorio catalán para dirigirse al resto de Europa.

Ante las reiteradas quejas de las asociaciones de transportistas por considerar desproporcionada esta decisión, que les impide desarrollar su actividad de forma digna, la Generalitat ha rectificado su posición inicial y permitirá la apertura de restaurantes en las áreas de servicio de autopistas y carreteras.

Así se lo han confirmado a Fenadismer, que ha confirmado que la medida entrará en vigor este sábado 14 de noviembre, una vez se publique en el Diario Oficial de Cataluña.