Según informa Fenadismer, el Servicio de Tránsito de Cataluña ha comunicado a las organizaciones de la región su decisión de prohibir la circulación de camiones en la autopista AP-7 todos los domingos de este mes de septiembre.

Al parecer, la medida trae causa de los importantes atascos que se produjeron el pasado fin de semana debido, según Fenadismer, «a su falta de planificación en adoptar medidas preventivas de gestión del tráfico pese al previsible aumento de tráfico de vehículos particulares tras el levantamiento de los peajes que entró en vigor el pasado 1 de septiembre».

Así pues, el pasado día 5 se originó un monumental atasco en los peajes de los municipios barceloneses de Martorell y de La Roca del Vallés.

La medida, que la patronal califica de «irracional», tendrá, a juicio de la organización empresarial consecuencias «catastróficas para las exportaciones españolas, teniendo en cuenta que por la AP-7 circulan con destino al resto de Europa el 60% de las exportaciones españolas, principalmente precisamente los domingos por la tarde al existir restricción de circulación de camiones los fines de semana por las carreteras francesas».

Fenadismer estima que unos 12.000 camiones circulan por dicha autopista, procedentes de toda España, y «que verán reducida su actividad en al menos una jornada de trabajo, al no tener alternativa alguna para poder acceder a la frontera», por lo que tienen previsto solicitar amparo al Gobierno español.