Instalaciones de Unipost en San Fernando de Henares

En el sindicato, se preguntan por qué no se ha incluido a esta empresa en el mismo concurso de Unipost.

Comisiones Obreras ha asistido a finales de febrero de 2018 a un acto de mediación y arbitraje como paso previo a una demanda colectiva en la Audiencia Nacional por el impago de la nómina de enero y parte de las extras a los trabajadores de Suresa, la única filial de Unipost que se ha mantenido fuera del concurso de acreedores.

Sin embargo, la empresa no se ha presentado al acto para aportar las pertinentes explicaciones a los trabajadores sobre su gestión, tal y como han denunciado desde el sindicato. El departamento de Recursos Humanos ha informado de que presentarán la próxima semana la documentación para el concurso de acreedores y la liquidación.

En CCOO, aseguran que esa misma información les ha sido trasladada en diversas ocasiones, pero «el concurso para Suresa no termina de llegar«. Del mismo modo, les han informado ya de que este proceso traerá consigo un ERE a la totalidad de la plantilla.

Por ello, en el sindicato se preguntan por qué no se ha incluido a esta empresa en el mismo concurso de Unipost, en julio de 2017 y lamentan esta decisión por parte del director del grupo, Pablo Raventós, recientemente despedido por la administración concursal, ya que se «ha alargado la agonía de casi 100 trabajadores hasta llevarlos al límite más extremo«.

En estos momentos, en el operador no saben si podrán abonar la nómina pendiente y han alegado que al entrar en liquidación «es posible que sí«, como recoge la organización sindical, que explica que la administración concursal certificará las cantidades a Fogasa, lo cual «llega bastante tarde«, dado que muchos empleados ya sobrepasan los límites establecidos.