La propuesta de los peajes en autovías ha sido cosa exclusiva del Gobierno de España, sin que haya mediado una petición de la Comisión Europea en este sentido.

Tal cosa queda meridianamente clara a la vista de la espuesta de la comisaria de Transporte, Adina Valean, a una pregunta del eurodiputado de Ciudadanos, José Ramón Bauzá, que ha publicado El Mundo y en la que se señala que el proyecto no se debe a ninguna imposición de Europa, así como que “los planes de recuperación y resiliencia son responsabilidad de los Estados miembro.

Ante esta palmaria constatación de los hechos, CETM estima que «el ministro José Luis Ábalos no ha dicho la verdad» y, al tiempo, le acusa de haber utilizado ese argumento «para justificar una medida que pondría en peligro la viabilidad de muchas empresas de transporte, olvidándose una vez más de que el sector es vital para el funcionamiento de la economía y el abastecimiento de la población».

De igual modo, la organización empresarial también recuerda que en julio de 2020 el Ministerio «se comprometió por escrito con el Comité Nacional de Transporte por Carretera a no introducir peajes sin haber alcanzado el consenso con el sector. Por tanto, sin acuerdo no se podrá imponer esta medida».

En la última asamblea de CETM, María José Rallo, secretaria de Estado de Transportes y Movilidad, afirmó que este compromiso se mantenía en pie y que no ve contradicción entre la iniciativa y la promesa al Comité, además de que se mantiene el proyecto de peajes en autovías a partir de 2024.