Las autoridades china de competencia han impuesto la semana pasada una multa de unos 2.340 millones de euros a Alibaba por abuso de posición de mercado en el comercio electrónico del país asiático.

Así pues, el regulador estima que el e-tailer ha restringido la competencia en este segmento, ha obstaculizado la libre circulación de servicios básicos, ha afectado la innovación y el desarrollo de la economía y actuado sobre el volumen que los comerciantes negocian en la plataforma.

La multa corresponde al 4% de las ventas de Alibaba en China en 2019, equivalentes a 58.470 millones de yuanes, por lo que la cantidad de la sanción ha ascendido a un total de 18.228 millones de yuanes, 2.340 millones de euros aproximadamente.

Así mismo, el regulador chino de competencia también ha instado a la multinacional a detener esas actividades ilegales.

La compañía, por su parte, ha aceptado la sanción y ha asegurado que la cumplirá en todos su términos.

De igual manera, Alibaba asegura, en un comunicado, que el comercio electrónico en China ha iniciado una nueva fase de desarrollo, en la que se han convertido en parte integral de la vida cotidiana de las personas y afectan todas las dimensiones de la economía en general.

En este mismo sentido, el gigante chino del comercio electrónico estima que este contexto les obliga a asumir más responsabilidades como parte del desarrollo económico y social del país.