Si este pasado fin de semana las autoridades británicas anunciaban una completa batería de medidas para intentar solucionar la alarmante escasez de conductores de camión existente en el país, ahora el Gobierno del Reino Unido toma más medidas para solucionar la crisis que afecta al suministro al por menor de combustibles en el archipiélago.

Pese a indicar que la falta de abastecimiento de gasolinas y gasóleos era puntual, ahora las autoridades han dispuesto que un número no determinado de conductores de cisternas militares estarán listos para desplegarse si es necesario con el fin de garantizar la cadena de suministro de combustible.

De igual modo, también se han previsto medidas para ampliar la vigencia de los permisos ADR más allá de los cinco años establecidos legalmente, con el fin de permitir a los conductores de los servicios de transporte de mercancías peligrosas, en general, y de combustibles, en particular, maximizar su actividad, ya que impedirá que tengan que parar para renovar su capacitación.

Esta medida concreta se aplicará a las licencias que vencen entre el 27 de septiembre de 2021 y el 31 de diciembre de 2021, y extenderá su validez hasta el 31 de enero de 2022.

Contrastan estas medidas de choque con las declaraciones gubernamentales que aseguran que el colectivo actual de conductores de camiones cisterna existen en el país es capaz de entregar todo el combustible que se necesita, así como con la declaración conjunta de una decena de petroleras del mercado británico en la que se asegura que los suministros de combustible en las refinerías y terminales del Reino Unido se mantienen en sus niveles habituales, al tiempo que se pide a la población que acuda a las gasolineras cuando realmente lo necesite, para no acaparar combustible innecesariamente.