Con motivo del brote infeccioso de coronavirus, la Asociación Internacional de Líneas de Crucero, CLIA, ha reforzado sus protocolos de seguridad sanitaria en relación a los pasajeros y a la tripulación que hubieran viajado recientemente desde o a través de China, incluyendo Hong Kong y Macao.

Estos protocolos, que refuerzan las medidas anteriormente implementadas, están en vigor desde el 7 de febrero y permiten tomar decisiones informadas caso por caso. Así, los miembros de CLIA deberán negar el embarque a toda persona que haya viajado desde China o transitado por el país vía aeropuerto, incluyendo Hong Kong y Macao, durante los 14 días previos.

También a toda persona que en los 14 días previos haya tenido contacto cercano o haya asistido a cualquier persona sospechosa de padecer, diagnosticada o sujeta a vigilancia sanitaria por una posible exposición al coronavirus.

En este sentido, deben llevarse a cabo las pruebas necesarias previas al embarque y cualquier persona que presente síntomas de padecer el virus ha de someterse a las pruebas médicas pertinentes para recibir la asistencia inicial.

En coordinación con las compañías de cruceros, las organizaciones internacionales de profesionales de la salud y los organismos reguladores, la Asociación y sus miembros seguirán vigilando de cerca el desarrollo de la situación y modificarán las medidas a adoptar según sea necesario.

Es importante destacar que la industria de cruceros cuenta con protocolos de prevención y actuación ante brotes de enfermedades contagiosas activados durante todo el año. Además, sus buques deben estar equipados con instalaciones médicas y contar con personal médico a bordo disponible las 24 horas del día para brindar atención preliminar en caso de enfermedad y evitar el contagio.