El próximo mes de septiembre marca un cambio de ciclo para la planta de Nissan Motor Ibérica en Ávila, que tras más de 60 años fabricando vehículos, se convertirá en un centro especializado en la fabricación y distribución de piezas de recambio para la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi.

En este sentido, está previsto que la nueva plataforma alcance su plena capacidad en 2024, cuando consiga un volumen de producción de 80.000 piezas de recambios al mes para los diferentes modelos de las marcas de la Alianza en Europa.

Mientras tanto, las instalaciones de la marca japonesa en la capital castellana han venido combinando la producción de camiones hasta primeros de agosto, con el proceso de reconversión en centro especializado en piezas de recambio, dejando atrás una cifra global de producción de más de 500.000 vehículos.

El proyecto implica una inversión total de 40 millones de euros, de los cuales ya se han desembolsado más de once millones.

Un proyecto vivo desde los años 50

Los orígenes de esta fábrica se remontan a 1956, cuando se fundó Fadisa y comenzó la construcción del centro industrial, que finalmente se inauguró en 1959, con la fabricación de vehículos Palten-Diesel.

Posteriormente, en 1967 la planta comenzó la producción de furgonetas de la marca Alfa Romeo, y a medidos de los setenta Motor Ibérica absorbió a Fadisa, dando a paso a la fabricación de un modelo de furgoneta totalmente español bajo las marcas Ebro y Avia.

Ya en 1980 Nissan se convirtió en accionista mayoritario de Motor Ibérica, con lo que la furgoneta Nissan Trade se convirtió en el primer modelo de la marca japonesa en salir de la factoría castellana en 1987.

En los años noventa, paralelamente a la producción de la Nissan Trade, se inició la producción de camiones de pequeño y mediano tonelaje, algo que le permitió a las instalaciones abulenses convertirse en el centro de referencia para vehículos comerciales ligeros de la compañía en el continente.

En 2004 Nissan anunció un plan de inversiones para la fabricación de una nueva gama de camiones Atleon y Cabstar, que comenzarían a fabricarse dos años más tarde y que fueron reemplazados en 2014 por los modelos NT500 y NT400 Cabstar, respectivamente.