Ya han comenzado las obras de prolongación del muelle AZ-1 del puerto de Bilbao con los trabajos de dragado de la zanja para la cimentación de los cajones que conformarán el futuro muelle.

La Autoridad Portuaria adjudicó las referidas obras el pasado 6 de julio a la UTE formada por las empresas Rover Maritime, Construcciones Murias y Ciomar por un importe de 27,4 millones de euros, aproximadamente, y un plazo de ejecución de 18 meses.

Esta actuación consiste en la ampliación del actual muelle AZ-1 hacia la bocana de la dársena, posibilitando la generación de casi 50.000 m² de nueva explanada portuaria y la prolongación de su línea de atraque en unos 250 metros, lo que ayudará a descongestionar, una vez entre en servicio, la saturada zona colindante, destinada fundamentalmente a graneles sólidos.

Un hito importante en el desarrollo de esta obra será la construcción de los seis cajones de hormigón armado que formarán el paramento vertical del futuro muelle, tipología estructural habitualmente empleada en obras portuarias similares y que requerirá el empleo de un cajonero o dique flotante.

Precisamente, la zanja de dragado que se está ejecutando actualmente tiene como misión la regularización del variable fondo marino, paso previo para la ejecución de la cimentación de dichos cajones.