CCOO ha criticado al Gobierno central por ponerse «al servicio de parte de la industria» en la que se engloban los cargadores, para desarrollar la legislación con la que aprobar la circulación de los megacamiones en España.

Así, según el sindicato, el Ejecutivo ha aprobado su uso a través de una norma de tráfico con un decreto «chapucero» con errores técnicos, con «cierta nocturnidad y con calzador», parcheado con sucesivas normas a posteriori.

«Estos vehículos solamente se ajustan a los intereses de los grandes cargadores, que son de poco valor añadido. Dañan las finanzas públicas al ser costosos para el contribuyente por las infraestructuras que hay que llevar a cabo, además de que se compromete la seguridad vial y el medio ambiente», se ha asegurado desde el sindicato.

Además, el sindicato critica que no se ha valorado suficientemente el «inoportuno» momento de crisis económica por el que atraviesa el país, y los problemas para la inversión y renovación de flotas. Así, recuerda que a nivel laboral, no se ha contemplado aumentar el espacio para los conductores, sólo para la carga, ni se ha considerado realizar una formación complementaria a este colectivo.

«Mucho nos tememos que las razones se encuentran en las prisas por aprobarlo ante los previsibles cambios de gobierno y su no aceptación si se somete a debate público».

Por ello, CCOO considera que debería retirarse la ley debido a las consecuencias negativas que conlleva a todos los niveles.