camiones comiendo conductor dumping

El Paquete de Movilidad «no viene a dignificar las condiciones precarias de quienes conducen», según Comisiones Obreras.

Podrían los responsables de Fomento llegar a pensar (erróneamente) que están haciendo bien las cosas cuando arrecían las críticas contra su acción política tanto de empresarios como de sindicatos, en una especie de versión contemporánea del apócrifo quijotesco «ladran, Sancho, señal de que cabalgamos».

Los últimos ladridos que han alcanzado los oídos de Rocinante llegan desde Comisiones Obreras que, a cuenta del acuerdo alcanzado por los ministros europeos de Transporte sobre el Paquete de Movilidad, acusa esta misma semana a los responsables del PSOE de que «en la oposición son políticos de fiar, atendiendo todas las solicitudes de la clase trabajadora, asumiendo sus reivindicaciones y defendiéndolas, pero la entrada en la dirección de la administración, en el gobierno, hace pensar en la representación, a manera de sainete, de tiempos anteriores a asumir responsabilidades y de solo pedirlas«.

El sindicato afirma que «el transporte en España no es estratégico para quien gobierna, simplemente es una china en un zapato, que se acaba de convertir para asalariados del transporte en un escenario deprimente por su falta de sustento y comprensión por parte de las administraciones de turno», por lo que pide un Ministerio de Transporte independiente, como los que ya existen en otros países europeos.

El Paquete de Movilidad no eliminará el dumping social

En relación con el acuerdo del Consejo Europeo sobre el Paquete de Movilidad, Comisiones cree que «está lleno de subterfugios, ambigüedades que no garantiza para nada un control fácil, uniforme y eficaz, más bien lo contrario, y sea probablemente, porque es lo pretendido» e insiste en que «no viene a reparar las deficiencias o graves irregularidades actuales, no viene a eliminar el dumping, no viene a dignificar las condiciones precarias de quienes conducen».

En concreto, la central sindical cree que la propuesta regulatoria europea implica para los conductores profesionales una «condena a vivir 20 días en una cabina de no más de cuatro m²», así como una «condena a dormir en una cabina con una litera de baja calidad que está diseñada para hacer un reposo y no un descanso reponedor».

Además, Comisiones cree que, aunque de entrada se prohíbe el descanso en cabina, esta medida podría revisarse dentro de tres años, al tiempo que se deja fuera del ámbito de aplicación de la regulación de los tiempos de conducción y descanso tanto a Ceuta y Melilla, como a los chóferes de camiones hormigoneras, para, a su juicio, «esclavizar aún más a un sector que los fines de semana y las noches son aprovechados ampliando la jornada ordinaria para hacer las grandes losas o proyecciones de cemento».

Por otra parte, el sindicato cree que el Paquete de Movilidad acordado «legaliza el exceso de conducción tanto en la jornada diaria como semanal en una hora para llegar al centro de trabajo, lo cual, es ampliación de las horas de conducción, con la argumentación tan «objetiva» de no poner en riesgo la seguridad vial» y en relación con el salario mínimo para los trabajadores desplazados»se hace una norma llena de ambigüedad que dificultará su control, además no penaliza con la retirada de honorabilidad al empresario por sus malas praxis, sino que seguirá siendo una decisión política».