transporte carretera camiones Nacional III Valencia

El sindicato estima que unas 7.000 empresas valencianas realizan estas prácticas.

Comisiones Obreas ha denunciado ante la Inspección Laboral de Trabajo la situación de empresas de transporte originarias de Valencia que se instalan en la provincia de Cuenca con la finalidad de pagar menos a sus plantillas, algo que, a su juicio, lo que supone fraude a la Seguridad Social y a la Agencia Tributaria.

En este mismo sentido, según la central sindical, la Inspección de Trabajo está requiriendo, a través de sus resoluciones, «a diferentes empresas a abrir sus centros de trabajo en Valencia, a aplicar el convenio colectivo de la provincia y a retribuir y cotizar por sus trabajadoras y trabajadores como es preceptivo».

El sindicato estima que unas 7.000 empresas valencianas realizan estas prácticas para aprovechar salarios que son 470 euros inferiores a los convenios colectivos de Valencia y que especialmente están trabajando en el Puerto de Valencia.

De igual modo, Comisiones Obreras estima que esta práctica supone que las empresas de transporte dejan de pagar así en torno a casi 500 euros menos de lo que deberían, al tiempo que las administraciones dejan de ingresar unos 170 euros por persona trabajadora.

Así mismo, a juicio del sindicato, la situación «genera competencia desleal entre las empresas», por lo que pide que se aplique la doctrina del Tribunal Supremo, que establece, según informa Comisiones Obreras, que el convenio de aplicación es el del lugar en el que se desarrolla la actividad, y no donde la compañía decida domiciliar su sociedad.