Desde que comenzó la crisis sanitaria del Covid-19, las aerolíneas han tenido que ajustar sus operativas para adaptarse, por un lado, al desplome del tráfico de pasajeros y por otro, al aumento de la demanda de servicios de carga para el transporte de material sanitario, dispositivos médicos y más recientemente, vacunas.

Se calcula que en 2020 unas 200 aerolíneas utilizaron más de 2.000 aviones de pasajeros para operaciones de carga con el fin de dar respuesta a las necesidades de las cadenas de suministro mundiales y seguir generando flujo de caja a pesar de la interrupción del tráfico de viajeros.

En el caso de Emirates Skycargo, ha pasado ya un año desde que operó por primera vez un vuelo solo de carga en un avión de pasajeros. Se trataba de un Boeing 777-300ER, que transportaba 34 toneladas de carga que se necesitaba urgentemente en Kuwait.

Sería el primero de los más de 27.800 vuelos de carga que ha gestionado desde entonces con más de 100.000 toneladas de suministros esenciales, incluyendo EPI, kits de pruebas, ventiladores, productos farmacéuticos, vacunas y alimentos.

La aerolínea comenzó a utilizar aviones de pasajeros de fuselaje ancho para operar vuelos de carga, con el fin de reforzar la capacidad de sus 11 Boeing 777 solo de carga y poder enviar mercancías a más de 125 destinos de todos los continentes.

También ha optado por utilizar los asientos de los pasajeros para el transporte de carga y los compartimentos superiores de la cabina, además de 16 minicargueros, que son aviones Boeing 777-300ER a los que se les han quitado los asientos de Economy Class para tener más espacio.

Asimismo, desde el principio, la aerolínea ha estado trabajando para desarrollar una nueva red de rutas, redactar nuevas directrices operativas y de seguridad, y conocer las necesidades de sus clientes para asegurarse de que podía mantener el suministro esencial de carga y, al mismo tiempo, sostener las exportaciones en todo el mundo.