En sus labores de supervisión del cumplimiento de los programas de descarga de GNL en las plantas de regasificación, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia ha detectado la cancelación de descargas desde buques de GNL sin el suficiente preaviso.

Como consecuencia, el organismo regulador ha incoado los correspondientes expedientes sancionadores, toda vez que la cancelación de estos buques sin el preaviso mínimo de cinco días constituye una infracción grave de la legislación del sector de hidrocarburos.

En consecuencia, Competencia estima que estas conductas podrían conllevar multas de hasta seis millones de euros o el 5% del importe del volumen de negocio anual de la empresa infractora y, así pues, abre un periodo máximo de 18 meses para su instrucción y resolución, al tiempo que recuerda que la incoación de estos expedientes no prejuzga el resultado final de las investigaciones.

El nuevo marco normativo de acceso, diseñado por la CNMC establece que la asignación de capacidad de descarga de GNL en las plantas de regasificación españolas tiene un carácter vinculante para las partes involucradas y permite la posibilidad de que el comercializador modifique, hasta en dos ocasiones, la fecha de la descarga del buque, la planta de descarga y el tamaño del buque que se descargará, siempre que lo comunique con una antelación mínima de cinco días.