La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia ha determinado que Amazon realiza labores de operador postal y que, por lo tanto, debe cumplir con la normativa de este sector.

Para ello, el organismo regulador ha analizado el modelo de negocio y las actividades realizadas por dos sociedades del grupo Amazon, como son Amazon Spain Fulfillment y Amazon Road Transport Spain, en la medida en que realizan labores de mensajería y paquetería para dar un servicio integral a sus clientes.

Tras un detallado análisis, Competencia concluye que el modelo de negocio de Amazon implica la realización de actividades de carácter postal.

Las razones de Competencia

En concreto, la CNMC estima que las labores que realiza la filial norteamericana en España «tienen perfecto encaje en la normativa postal frente a otras opciones consideradas como las del sector transporte o logístico».

En este mismo sentido, Competencia considera que «la singularidad de que Amazon -previo pago- ponga a disposición de terceros comerciantes minoristas sus servicios de mensajería y paquetería, y no los utilice en exclusiva para la entrega y distribución de los productos de su inventario, excluye que puedan quedar exentos de la normativa postal por la vía de la autoprestación».

Así mismo, a su juicio, «que Amazon recurra a distintos operadores del sector postal para complementar sus servicios de mensajería y paquetería ejerciendo una influencia y control intenso sobre estos colaboradores les distingue de otros comerciantes o distribuidores minoristas (que operan on- y off-line) que se limitan a subcontratar un servicio de paquetería».

Esta misma característica, según el organismo regulado, «le dota de una capacidad de dirección sobre la prestación del servicio similar a la de cualquier otro operador del sector».

Además, la CNMC ratifica que «contar con la autorización de transportista no excluye del cumplimiento de la normativa postal si además del transporte se realizan otros cometidos que tienen el carácter de postal tal y como reconoce la Ley del Sector Postal al establecer la necesaria coordinación entre el Registro de Transportes y el de Empresas Prestadoras de Servicios Postales«.

En consecuencia, Competencia da a Amazon un plazo de un mes para que se inscriba como operador postal en el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, con lo que tendrá que cumplir con las exigencias legales que regulan este segmento de actividad.

De igual manera, el e-tailer norteamericano deberá vigilar que sus colaboradores también entren en este registro oficial, circunstancia que también «será de aplicación a cualquier otra empresa de Amazon que, a futuro, y como consecuencia de la reestructuración y reorganización del Grupo, pudiera realizar las actividades que han sido analizadas y descritas en este expediente».