La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia ha obligado a Correos a negociar, en el plazo de un mes, con el operador alternativo RD Post (Recerca i Desenvolupament Empresarial) su acceso a infraestructuras de la red postal pública.

Este operador pide a la empresa pública contar con acceso a los servicios de retorno de información y de prueba electrónica allí donde no dispone de red, servicios que, a su juicio, forman parte de la red postal pública y le resultan indispensables para poder desempeñar su actividad a la hora de enviar cartas certificadas y notificaciones administrativas.

Por contra, Correos sostiene que son servicios reservados para sus clientes y que otros operadores postales no pueden ni contratarlos ni utilizarlos.

En este conflicto, el primero que resuelve el regulador de estas características, Competencia ha comprobado que los dos servicios en liza forman parte de la red postal pública y son esenciales para gestionar el elevado número de envíos que RD Post deposita en la red de Correos.

Como consecuencia, el organismo defiende que si Correos deniega el acceso a estos servicios dificulta la actividad del operador alternativo, también perjudica a los usuarios.

De igual manera, la Comisión estima que «negar formalmente el acceso a estos servicios sitúa a RD Post en una posición de desigualdad respecto a otros operadores postales o colaboradores de Correos que sí cuentan con estas herramientas», algo que, en su opinión, supone un incumplimiento del principio de no discriminación.

Así pues, Competencia determina que Correos debe permitir a terceros el acceso a su red, tanto si se trata de un servicio postal universal como si no, de tal modo que el acceso a estas infraestructuras se negocie y plasme en un contrato que debe fijar el precio del mismo, entre otras cuestiones.

Finalmente, en el caso de que Correos y RD Post no lleguen a un acuerdo en el plazo de un mes, será Competencia la que fije las condiciones de acceso, siempre y cuando uno de los interesados lo solicite.