La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia ha iniciado de la segunda fase del análisis de la concentración que afrontan Boyacá y Sgel, por lo que podría acabar poniendo condiciones para evitar efectos perniciosos sobre la competencia en la distribución de prensa.

Ambas entidades quieren crear una nueva empresa que estará controlada conjuntamente por las dos compañías y que asumirá los negocios de las partes dedicadas a la distribución mayorista de publicaciones periódicas, como prensa, revistas y coleccionables, así como, en el caso de Boyacá, también parte del transporte de este tipo de publicaciones.

Riesgos para la competencia

En relación con la operación, Competencia estima que ambas empresas son las mayores distribuidoras mayoristas de revistas en España, por lo que implica el riesgo de deteriorar significativamente la competencia en estos mercados al reforzar la posición negociadora de la nueva entidad frente a editores, puntos de venta y otras distribuidoras.

De igual modo, el organismo regulador considera que la concentración supone el riesgo adicional de que la nueva empresa vincule la distribución de los fondos editoriales de una de las partes a la distribución de los fondos de la otra parte.

Así mismo, Boyacá tiene una cuota elevada en el mercado de transporte nacional de publicaciones periódicas y en el de distribución de prensa diaria, por lo que la nueva entidad resultante podría tener incentivos a denegar el suministro de transporte nacional a editores que no tengan contratado el servicio de distribución con la empresa de nueva creación.

En este contexto, Competencia también analizará el acceso de terceros operadores de transporte a los fondos editoriales distribuidos por las partes y la actividad de transporte local, ya que la operación también podría afectar a repartidores independientes, en un contexto de declive del mercado, afectado por el creciente consumo de las publicaciones digitales, que dificulta la entrada de nuevos competidores.

Las dos empresas, por su partem, alegan que la operación genera ahorros en costes, de tal manera que supone la única forma de asegurar a medio plazo la sostenibilidad del negocio y la subsistencia de la actual red de distribución.