bosch-ya-trabaja-en-la-ciudad-del-futuro

Con más vehículos autónomos en las calles, el tiempo de viaje podría incrementarse en un 5,5%.

Un reciente estudio elaborado por el Foro Económico Mundial, concluye que la introducción masiva de la conducción autónoma en las ciudades más pobladas contribuirá a intensificar el tráfico en los núcleos urbanos.

A partir del análisis de la situación en la ciudad de Boston, el trabajo concluye que en un futuro no muy lejano el uso de vehículos autónomos en régimen de alquiler a la demanda será la opción favorita de los habitantes de las principales ciudades frente a los servicios públicos de transporte, sobre todo en distancias cortas, lo que implicará un aumento tanto en el número de vehículos en las calles como en cuanto al tiempo de viaje dentro de la ciudad, que podría incrementarse en un 5,5%.

Esto, a su vez, podría tener un impacto en la distribución urbana de paquetería, ya que ralentizaría el ritmo de trabajo que existe actualmente, en un escenario de creciente actividad para la distribución de entregas de comercio electrónico.

Ante esta situación, el análisis pide a las autoridades municipales que tomen cartas en el asunto y que vayan pensando en los nuevos servicios de movilidad a la hora de establecer nuevas regulaciones en el tráfico urbano, con medidas como la conversión de los aparcamientos en superficie en las calles en áreas de carga y descarga tanto de pasajeros como de mercancías o la implantación de carriles específicos para vehículos autónomos.