La sentencia la dictada por el juzgado mercantil de Jaén contra empresa, empresarios y dueños de Transportes Cobo (Grupo Cobo), responsabilizándoles de la insolvencia de la misma, tras un proceso que ha durado tres años, desde que se iniciara en octubre de 2010.

Los condenados, aparte de la pérdida de cualquier derecho que como acreedores del concurso les pudiera corresponder, deberán indemnizar a la masa del concurso con cerca de 2 millones de euros, además de ser inhabilitados para poder ejercer como empresarios; inhabilitaciones que en algún caso llega hasta los 6 años.

Según informan desde el sindicato de CCOO, la sentencia pone de manifiesto la concatenación de las múltiples irregularidades cometidas por las empresas del Grupo Cobo, que aún no siendo todas relevantes para la siempre difícil calificación de culpabilidad en un concurso de acreedores, sí han sido sobradamente suficientes para merecer tal calificación. Funesta gestión y gestión antieconómica, doble contabilidad, agravamiento de la insolvencia, son términos utilizados en la sentencia para fundamentar las condenas.

Relevante es también la condena por administración de hecho declarada contra la sociedad patrimonial Inmobiliaria Hermanos Cobo que, como ha quedado demostrado, descapitalizaba a la empresa a través del cobro de alquileres por encima de mercado que “imponía” a la concursada.

Proceder doloso

Además, la calificación del proceder doloso que el juzgado observa en los recursos interpuestos en materia laboral por parte de la concursada. Proceder que, aparte de que en su día supusiera un “inútil alargamiento del secuestro laboral” al que sometieron a los trabajadores, con alta en una empresa sin posibilidad de cobrar, ha agravado la situación de insolvencia de la misma.

CCOO, como sindicato personado en el concurso en representación de los intereses de los trabajadores, valora positivamente los contenidos de la sentencia, al ver reflejada en la misma los términos en las que se han basado sus denuncias y escritos contra la empresa.

Esto ha sido así, tanto en la instancia judicial mercantil, como en las sociales, donde se interpusieron demandas contra las empresas del Grupo Cobo, que cabe recordar, tuvieron como resultado múltiples condenas contra ambas empresas del Gupo Cobo en diferentes juzgados de lo Social.

El perfil de Cobo, continúa el sindicato en su comunicado, es muy similar al de otras muchas empresas del sector, que se han dedicado a invertir en época de bonanza en naves industriales, que salvaguardan en sociedades patrimoniales. Naves que se han estado pagando con los beneficios de las actividades de transporte, por medio de “autoalquileres” abusivos.

También es fundamental, en el sentido de la sentencia, la actuación de una administración concursal eficaz, que ha superado las trabas puestas por la empresa como única estrategia defensiva de sus intereses. Para CCOO, también debería ser ejemplarizante este proceder entre otros administradores concursales, que ante concursos con signos evidentes de culpabilidad, prefieren “no complicarse la vida”.