En el acto de toma de posesión, el nuevo presidente de la Autoridad Portuaria de Castellón, Rafa Simó, ha abogado por un puerto más competitivo y que «se convierta no solo en el puerto de la provincia, sino en el de su hinterland más cercano”, en referencia a Aragón y Madrid.

En esa línea, Simó ha adelantado que “reivindicaremos lo que es justo por rentabilidad y tráfico de mercancías para este puerto y también lo que necesitamos para situarle entre los mejores conectados del sistema”, en referencia a los proyectos ferroviarios que dotarán al enclave castellonense de una óptima conectividad, tales como los accesos sur y la conexión entre las dársenas.

De igual modo, el nuevo presidente de la dársena de La Plana reclamará al Organismo Público Puertos del Estado ascender de grupo dentro del sistema portuario español.

Para ello, tres pilares fundamentales centrarán su acción de gobierno, como son la potenciación del papel del puerto como dinamizador de la economía castellonense, el impulso de una cultura medioambiental que permita crecer de manera sostenible y la necesidad de estrechar la relación puerto-provincia para instaurar un sentimiento de pertenencia.

En el ámbito de las infraestructuras, Simó se ha focalizado en la dársena sur como una de las prioridades en su gestión, así como en la futura plataforma logística y la estación intermodal.