Consum ha empezado a introducir desde primeros de julio unas cubetas especiales que mantienen el frío por inercia térmica para utilizar en sus establecimientos que ofrecen servicios de comercio electrónico.

Con estos equipos, la cooperativa pretende garantizar el buen estado de los productos refrigerados y congelados, así como ofrecer información de la trazabilidad de la temperatura de los pedidos desde el supermercado a los domicilios de los clientes

Las cubetas, adquiridas a la empresa Adiapack, mantienen el frío por inercia gracias a unas paredes cubiertas con un material especial aislante de origen aeroespacial, que hace que, si se enfría y cierra la caja con el producto dentro con temperatura controlada, mantiene esa temperatura deseada durante más de diez horas.

Con estas unidades, la compañía quiere estrechar el control de la cadena de frío con mayor rigor, toda vez que las cubetas llevan, además, un sistema de control y trazabilidad de la temperatura que permite conocer, en tiempo real, cada cinco minutos, a qué temperatura ha estado cada producto, tanto para frío positivo, como para frío negativodesde la tienda hasta la entrega al cliente.

De hecho, la cooperativa ha implantado esta innovación en todas sus tiendas de sus tiendas con e-commerce, que suman un total de 48 supermercados y que también incluyen el servicio de compra a domicilio. Tras esta primera fase, Consum prevé extender el sistema a toda su red comercial en los próximos años.

 

CdS-Banner-suscripcion-OJD-750x110