La partida que ha fijado el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana para el mantenimiento del servicio postal universal en el anteproyecto de Ley de los Presupuestos Generales del Estado para 2021 propone una reducción importante.

Si en las últimas cuentas públicas, este servicio público que ofrece Correos tuvo una asignación de 120,79 millones de euros, el Departamento ministerial ha reservado 111.521.000 euros para el próximo ejercicio.

Así pues, de salir adelante el proyecto legislativo tal y como está planteado por el Ejecutivo, el operador postal público vería reducida su asignación pública para el mantenimiento del servicio postal universal en un 7,67%.

Con esta asignación presupuestaria se pretende como objetivo prioritario preservar la adecuada prestación del servicio postal universal que lleve a la consecución de una mayorcohesión económica, social y territorial.

Esta partida es objeto de fuerte controversia en el sector logístico español. Algunos operadores privados estiman que introduce una perturbación artificial en el mercado que favorece a Correos, mientras que, por contra, los sindicatos del operador postal suelen considerar que la empresa pública está infrafinanciada, lo que, a su juicio, se traduce en un empeoramiento progresivo del servicio y una mayor precariedad de la plantilla.

Adicionalmente, este debate se produce en un contexto de fuerte contracción de los envíos postales que, a causa de las nuevas tecnologías de la comunicación, están en riesgo de extinción.