El Sindicato Español de Maquinistas y Ayudantes Ferroviarios, Semaf, ha convocado una huelga de maquinistas en Renfe los días 16 de febrero, 2, 3, 9 y 10 de marzo para reclamar a la Dirección que cumpla con el Plan de Empleo previsto, tras la destrucción de 700 puestos solamente en 2020 y «las nulas previsiones de reposición» para el año 2021.

Los recortes en plantilla y mantenimiento están provocando supresiones continuas de trenes, que en su opinión, harán imposible recuperar las circulaciones previas a marzo de 2020, pues no existe personal para hacer frente a la circulación de los programados cada día.

Sin embargo, se están retrasando «deliberadamente» todos los procesos para el ingreso de personal. Por ello, la organización sindical exige medidas urgentes para poder volver a prestar servicio en condiciones de normalidad y seguridad, evitando «el colapso y la degradación del sistema ferroviario«.

Igualmente, denuncia que no se está manteniendo el parque motor, aumentando cada día los trenes que no están en condiciones técnicas y de seguridad para prestar servicio. En muchos casos, tienen que ser suprimidos porque no funcionan correctamente o no están en condiciones de circular con seguridad.

Desde Semaf, aseguran que la única solución que ofrece el operador es «presionar a los trabajadores para que conduzcan trenes que no están en condiciones de seguridad para circular, además de coaccionar a los maquinistas para que trabajen en turnos que no les corresponden, para cubrir el déficit de personal«.

Además, recuerdan que se está aduciendo al Covid-19 la paralización del Plan de Empleo, cuando los incumplimientos mencionados comenzaron con anterioridad a la pandemia.

Por este motivo, el colectivo de trabajadores ferroviarios teme ya que se vaya a desmantelar el sector público ferroviario, abocándolo a la «privatización encubierta de circulaciones«, como en la fallida liberalización del transporte de mercancías por ferrocarril en el año 2005.

Los paros previstos, sobre los que aún deben fijarse unos servicios mínimos, afectarán a Cercanías, Rodalíes, Media y Larga Distancia, AVE, servicios transversales y transporte de mercancías.