El sindicato de maquinistas Semaf ha convocado ocho jornadas de huelga en Renfe, como consecuencia, según la organización, «de las Comisiones de Conflictos presentadas por Semaf el 17 de agosto a las que el Grupo Renfe no ha mostrado intención real para su solución».

Así pues, los paros tendrán lugar en el operador ferroviario público los próximos 30 de septiembre, así como los días 1, 4, 5, 7, 8, 11 y 12 de octubre.

Entre otros motivos para esta movilización, Semaf alega «incumplimiento de acuerdos alcanzados en 2007 para Garantizar la integridad en la prestación de los servicios por el Grupo Renfe frente al proceso de trasferencias en el ámbito de Cataluña«, así como «la falta de restablecimiento de todo el empleo no cubierto y todas las circulaciones suprimidas».

De igual modo, la central sindical estima que se ha incumplido el convenio colectivo de la empresa pública en lo referente a las nuevas incorporaciones y procesos de movilidad e integración del personal, retrasándolos, con el fin, a juicio de la entidad, «de ir disminuyendo la plantilla de profesionales».

Así mismo, el sindicato afirma que no se han cumplido  todos los apartados acordados para la desconvocatoria de la huelga del pasado 12 de febrero, por lo que se ha poducido una «total pérdida de confianza por esta organización en la actual dirección del Grupo Renfe así como en la administración de la que forma parte».

En este mismo sentido, Semaf afirma que «la huelga convocada es irrevocable e inevitable», ya que, en su opinión, Renfe lleva a cabo una labor «para recortar trenes, recortar puestos de trabajo y recortar servicio al ciudadano».