transporte por carretera en francai

El Ejecutivo francés  ha tratado de calmar los ánimos con una serie de medidas, como la ampliación de las ayudas para la renovación del vehículo.

El aumento de los impuestos al carburante previsto por la administración francesa ha provocado una oleada de reacciones en contra por parte de los consumidores, que se ha unido en un movimiento denominado ‘Chalecos Amarillos’ para protestar contra esta medida.

La nueva tasa se empezará a aplicar el 1 de enero de 2019 y supondrá un aumento de 6,5 céntimos de euro por litro para el gasóleo y de 2,9 céntimos por litro para la gasolina. Los usuarios, en contra de esta subida, tienen previsto bloquear las estaciones de servicio y carreteras del país el sábado 17 de noviembre, lo que puede tener graves consecuencias para la circulación.

La convocatoria, realizada a través de las redes sociales, ha suscitado un gran interés por parte los ciudadanos franceses, lo que ha llevado al primer ministro, Édouard Philippe, a tratar de calmar los ánimos con una serie de medidas, que incluyen la ampliación de las ayudas energéticas y para cambiar el antiguo vehículo por uno menos contaminante.

Por otro lado, desde el Ejecutivo están intentando impedir que la población acuda a la protesta insistiendo en que la Policía intervendrá para frenar estos bloqueos, al no ser un manifestación autorizada.