Correos ha iniciado el proceso de digitalización de los 2.295 puntos de atención al público de que dispone en zonas rurales.

El proyecto se ha iniciado en siete oficinas en las localidades almeriense de Benahadux, la sevillana de Sevilla, la malagueña de Benajarafe, la pontevedresa de Catoir, la cántabra de Liérganes, así como las navarras de Lesaka y Los Arcos.

El operador prevé que en julio, estas instalaciones queden totalmente digitalizadas y conectadas a los sistemas de la compañía, con lo que, segú sus cálculos, podrán facilitar el acceso de la ciudadanía a todos sus servicios en igualdad de condiciones que en las zonas urbanas más pobladas.

Según Correos, a incorporación de estos puntos de atención al público a la red informatizada de oficinas del operador postal público supone una mejora en eficiencia y agilidad, al permitir una mejor identificación y seguimiento de los envíos.

De igual modo, se estima que la conexión tecnológica a la red de oficinas favorecerá la realización de operaciones en tiempo real.

La empresa pública calcula que cuando concluya la total digitalización de sus puntos de atención en zonas rurales, todos ellos tendrán acceso directo a los sistemas y podrán completar operaciones que, hasta ahora, quedaban supeditadas a su posterior grabación en las oficinas de referencia.