Correos ha entregado 21.979 PDAs a empleados distribuidos por toda la geografía española, con el propósito de mejorar sus servicios de reparto y extender los servicios de oficinas al entorno rural.

Estos dispositivos mejoran las prestaciones de los actualmente disponibles, pues son un 35% más rápidos y cuentan con una memoria interna de 6 GB, que quintuplica la actual y permitirá el desarrollo de mejores aplicaciones.

Además, disponen de una pantalla de 5,5 pulgadas para una mayor usabilidad y pesa solamente 260 gramos. Igualmente, al tratarse de un equipo más robusto, tampoco necesita funda.

Estas nuevas PDAs ayudarán en los procesos que se realizan en los centros de clasificación de paquetería y mejorarán el reparto de envíos, mientras que en zonas rurales contribuirán a facilitar las gestiones de los ciudadanos. En este sentido, los carteros rurales podrán ofrecer a los clientes el pago de sus servicios con tarjeta bancaria desde el propio dispositivo portátil.

Esta funcionalidad se ha puesto en marcha como proyecto piloto en localidades de Lugo y Jaén, pero la intención es extenderla después a los más de 6.000 empleados que trabajan en el reparto rural. Asimismo, en los próximos dos años se expandirá gradualmente a toda la plantilla de carteros de España.