El Grupo Correos ha obtenido en 2015 un resultado neto antes de impuestos negativo de 50.531.000 euros, una cifra que contrasta con los beneficios de 289.306.000 euros obtenidos en el ejercicio 2014. En ese ejercicio, el operador había prácticamente multiplicado los ingresos de 2013, que fueron de 65 millones de euros.

El operador público ha obtenido en 2015 unos ingresos de 1.765.715.000 euros, un 1,95% más que los de 2014. La mayor partida de gastos, la de personal, también ha aumentado un 2,1% entre ambos ejercicios hasta los 1.442.527.000 euros en 2015.

Los resultados por amortizaciones de inmovilizado y aprovisionamientos no han variado lo suficiente como para explicar una diferencia tan pronunciada en el resultado de explotación. Si lo ha hecho, en cambio, la partida de ingresos de explotación, que pasa de 520.570.000 euros de 2014 a 183.249.000 euros en 2015.

Esta situación se explica porque es en esta partida donde se incluyen las subvenciones que el Ministerio de Fomento otorga al operador por la prestación del Servicio Postal Universal (SPU). Así, en el ejercicio 2014, el Grupo Correos contabilizó 518 millones de euros por la liquidación de la compensación del SPU de los ejercicios 2011 – 2013.

No obstante, actualmente se encuentran pendientes de emisión y aprobación, por parte de la CNMC, las resoluciones sobre la contabilidad analítica de Correos de los ejercicios 2013, 2014 y 2015, y la determinación del coste neto del Servicio Postal Universal correspondiente a los ejercicios del 2011 al 2015.

Por tanto, las pérdidas de este ejercicio, y las fuertes ganancias del anterior, se explican por la no integración de las subvenciones de Fomento de los últimos años en la cuenta de resultados de 2015, y por el cobro de tres años de estas subvenciones en 2014.