Correos parece tener claro que, a la vista del declive del negocio postal, su futuro se juega cada vez más en el ámbito de la paquetería y el transporte de mercancías.

El operador postal público es totalmente consciente de esta realidad y por ese motivo impulsa procesos de internacionalización y de apertura a nuevas áreas de negocio.

De este modo, Correos no hace más que seguir los pasos que ya han dado con mucha antelación otras entidades similares del ámbito europeo que hoy día actúan como operadores logísticos a escala global.

Sin embargo, al ser una empresa pública, el operador puede abrirse a la colaboración con otras entidades privadas para abrirse a nuevos mercados.

Así pues, Correos ya evalúa desde el pasado 28 de junio las propuestas que se le han presentado en el contrato para llevar a cabo una ‘due diligence’ financiera y valoración en relación con la potencial participación en dos sociedades del sector logístico y transporte de mercancías.

Como consecuencia de esta licitación, el operador postal público parece que en breve va a iniciar labores de prospección para salir de compras y entrar en el capital de, al menos, dos empresas privadas del sector logístico y de transporte, a partir del informe que elaborará una entidad aún por determinar por un importe máximo de 250.000 euros.