Competencia estima que el operador postal público tiene un serio problema en relación con los plazos de entrega de todos los productos que forman parte del servicio postal universal, un elemento clave en el servicio público de la empresa.

En este sentido, el informe anual en el que la CNMC analiza la calidad que ofreció Correos durante 2018 a la hora de prestar el servicio postal universal se evidencia que «los plazos medios de expedición empeoraron respecto a 2017 y se alejaron ligeramente de los objetivos para la entrega«.

Esta situación implica un deterioro «especialmente acusado», a juicio del organismo regulador, en los plazos de expedición del paquete denominado paquete postal nacional de hasta 20 kilos de peso, ya que el 47% de los paquetes se entregaron en un plazo objetivo de tres días, mientras que otros 72% de los paquetes se entregó en un tiempo de cinco días.

Los resultados del año pasado suponen, en opinión de Competencia, «un empeoramiento adicional al ya observado en informes previos, y por quinto año consecutivo se incumplen los objetivos establecidos para los plazos de expedición de esta modalidad de producto», por lo que el organismo «insta a la Dirección de Transportes y del Sector Postal a analizar las consecuencias legalmente previstas de los reiterados incumplimientos de Correos».