La multinacional gallega Cortizo ha puesto en marcha un nuevo centro logístico en Bucarest, en el que ha invertido seis millones de euros. Se trata de la tercera apertura de la empresa en 2016, después de inaugurar en el primer semestre los centros de distribución de Cantabria y Zagreb (Croacia).

Las instalaciones, con una superficie de 10.500 m² ubicada en una parcela de 37.000 m² en el área metropolitana de la capital rumana, cuentan con una planta de lacado que garantiza un servicio inmediato en todo el país.

En el centro se almacenan hasta 150 tn de perfiles de aluminio crudo, lacado y anodizado, además de accesorios y herrajes. También dispone de una línea de ensamblado de rotura de puente térmico y de un pantógrafo de última generación que permiten entregar los paneles composite según las especificaciones de modulación demandadas por cada cliente.

Asimismo, existe una zona de exposición de 350 m² en la que se muestran los principales sistemas de  ventanas, puertas, fachadas, panel composite, barandilla y protección solar diseñados por el departamento de I+D+i.

Por otro lado, en esta delegación de Bucarest, está ubicado el Departamento de Arquitectura e Ingeniería de la empresa en Rumanía, destinado a prestar asistencia técnica personalizada a los arquitectos del país.

Con este proyecto, el grupo consolida su presencia en el país, donde dispone de una red comercial propia desde 2008, formada por cuatro centros de distribución y logística en Bucarest, Cluj, Timisoara y Bacau, conectados con la fábrica de Eslovaquia a través de su flota de camiones.

De este modo, puede prestar servicio con total garantía e inmediatez en cualquier punto del país, dando una respuesta eficaz a la creciente demanda de aluminio en el mercado rumano.