En la última campaña de vigilancia de vehículos pesados, la Guardia Civil ha controlado un total de 17.727 vehículos.

De ellos, 5.076 conductores de camiones y 131 de autobuses han sido denunciados y se han inmovilizado 90 camiones por diferentes motivos atribuidos al conductor o al vehículo y que impedían continuar la circulación por carretera con seguridad.

Las infracciones más numerosas han sido las motivadas por exceso de horas de conducción, que ya suponen más del 13% del total, frente al 10% de la campaña anterior.

En concreto, los agentes de tráfico han tramitado 2.417 denuncias por infracciones relativas a los tiempos de conducción, de las que 2.388 han sido a camiones y 29 a buses, así como 314 por cuestiones relacionadas con el tacógrafo, de las que 300 fueron a camiones y 14 a autobuses.

Por otra parte, crecen también ligeramente tanto el número de denuncias por exceso de velocidad, con 160 conductores que circulaban a velocidades superiores a la permitida, de los que 158 eran conductores de camiones, como las relativas a la documentación, del vehículo o del conductor, que suponen que 992 conductores circulaban con irregularidades administrativas, con 924 en camiones y 68 en autobuses.

Por contra, descienden tanto las denuncias por exceso de peso y mala estiba de la carga hasta sumar 604, de las que 601 fueron a camiones y tres a buses, como por infracciones relativas al cinturón de seguridad y otros dispositivos de seguridad, con un total 125 usuarios de camiones y tres de autobús sancionados.

Así mismo, también ha descendido el número de conductores de camiones que dieron positivo a drogas, con un total de 15 en 2021 frente a los 17 de 2020, y a alcohol, con nueve este año frente a los once del pasado ejercicio.