El transporte de mercancías por carretera inicia 2019 tal y como terminó 2018: con costes y actividad al alza, pero con precios contenidos que aprietan las cuentas de las empresas.

Como consecuencia del aumento del precio del carburante entre enero y marzo de un 6’6% y de los costes financieros de un 3’5%, las veinte categorías de vehículos de transporte analizados presentan un incremento de los costes de explotación de los vehículos en el primer trimestre de 2019, según informa Fenadismer.

En concreto, la evolución de los costes desde el último trimestre ha sido la siguiente:

• Vehículo articulado de carga general: +2,6%
• Vehículo articulado de carga general en transporte internacional: +2,1%
• Tren de carretera: +2,9%
• Vehículo rígido de 3 ejes de carga general: +2,1%
• Vehículo rígido de 2 ejes de carga general: +2,1%
• Vehículo rígido de 2 ejes de distribución: +1,8%
• Furgoneta: +0,9%
• Vehículo frigorífico articulado: +2,8%
• Vehículo frigorífico articulado en transporte internacional: +2,3%
• Vehículo frigorífico de 2 ejes: +2,2%
• Vehículo cisterna articulado de mercancías peligrosas (químicos): +2%
• Vehículo cisterna articulado de mercancías peligrosas (gases GLP): +2%
• Vehículo cisterna articulado de productos de alimentación: +2,4%
• Vehículo cisterna articulado de productos pulverulentos: +2,3%
• Portavehículos (tren de carretera): +2,8%
• Portavehículos industriales (tren de carretera): +2,8%
• Volquete articulado de graneles: +2,8%
• Volquete articulado de obras: +1,9%
• Vehículo rígido de 3 ejes de animales vivos: +2,2%
• Vehículo articulado portacontenedores: +2,5%

Precios y actividad

Con mayor detalle, la partida del combustible representa en la actualidad el 29,8% del total de los costes de explotación para un vehículo articulado de carga general, superado por la partida de personal y dietas, que, por su parte, supone un 33,6% del total de los costes.

Por lo que respecta a los precios, entre enero y marzo solo han subido respecto al trimestre anterior en corta distancia, mientras que, por contra, han disminuido en las demás distancias, por lo que, en general, no se adaptan a las fluctuaciones en los costes de explotación, lo que demuestra la falta de elasticidad en los precios con relación a las variaciones de los costes.

De igual modo, en el primer trimestre de 2019 las toneladas-kilómetro producidas se han elevado con respecto al trimestre anterior, especialmente en transporte internacional, que se incrementa un 4,7% y en transporte local, que crece un 10,8%.

Al tiempo, también se observa un importante incremento de las toneladas transportadas, especialmente en corto recorrido, con un 10,8%, un 0,5% en transporte nacional y una disminución de un 0,9% en el internacional.