El sector del transporte sufre la crisis como el resto de actividades económicas con fuerza.

Un encuesta elaborada por CETM estima que un 42% de las empresas del sector se han visto obligadas a realizar algún tipo de regulación de empleo desde el comienzo de la crisis, lo que, según la asociación, indica que el sector se encuentra «en una situación de riesgo extremo y al límite de su supervivencia».

Estas medidas habrían afectado al 18% de los trabajadores del sector, hasta sumar un total de 108.000 empleos, de los cuales un 51% estarían sometidos a expedientes de regulación.

Al mismo tiempo, el 49% restante habría visto suspendida de algún modo su actividad laboral a través de medidas como permisos retribuidos recuperables, adelanto de vacaciones, reducción de jornada o turnos de trabajo, entre otras.

En consecuencia, la reducción de actividad media de todo el sector del transporte y la logística de mercancías se colocaría en un 43%, con efectos más profundos en el transporte nacional, con una reducción del 59%, por un 38% del internacional.

De igual manera, la encuenta también reparto un incremento de un 30% de media en los kilómetros recorridos en vacío.

Las empresas situadas en Álava, Barcelona, Jaén, Madrid, Pontevedra y Zaragoza son las que más están padeciendo las consecuencias de la pandemia del coronavirus en términos de reducción de actividad.

Por sectores, los más castigados son los portavehículos, con una reducción del 74%, seguidos de las mudanzas, con un 61%, la carga general, con un 48%, las cisternas, con un 31%, los operadores de transporte, con un 29%, el transporte multimodal, con un 28% y los frigoríficos, con un 21%.

Teniendo en cuenta el tamaño de las empresas, los autónomos sufren pérdidas de volumen de trabajo del 59%, mientras que en llas empresas de menos de 20 vehículos es de un 48%.