DAF ya tiene lista para el mercado una nueva gama de vehículos industriales que aprovecha al máximo los cambios normativos en las dimensiones de las cabinas para introducir toda una serie de mejoras que permiten un ahorro en consumo considerable, un refuerzo de la seguridad y una significativa ganancia en el confort de los conductores.

Los nuevos vehículos, XF, XG y XG+, llegarán al mercado español entre octubre y noviembre, con los pedidos ya abiertos e incluso las primeras unidades ya solicitadas.

Tres pilares: seguridad, eficiencia y confort

Las unidades equipan dos motores de 11 y 13 litros y se han centrado en mejorar la seguridad, la eficiencia y el confort para el conductor, con un diseño planteado desde cero, que aprovecha los cambios que se han introducido en las medidas máximas que puedan alcanzar los vehículos industriales y que, como señala el director general de DAF en España, Javier Sánchez, “más que unos nuevos vehículos, se trata de una ilusión”.

La marca ha empleado nueve años en el desarrollo de esta nueva gama que viene a introducir un nuevo estándar en las cabinas de camiones con los DAF XG y XG+, un vehículo alto, espacioso, de cabina cónica, que ofrece un lugar cómodo a los conductores, con una litera acogedora, totalmente articulable y que encuentra su máxima expresión en el DAF XG+, el tope de gama.

Así pues, se han aprovechado al máximo el diseño de las nuevas cabinas para combinar del mejor modo las mejoras aerodinámicas que permiten la nueva norma europea, con un aumento de la seguridad, al mejorar la visibilidad con un parabrisas más bajo y un puesto de conducción que ofrece un dominio completo del entorno del camión, ayudado por unas nuevas cámaras que reemplazan en opción a los retrovisores y que permiten gran visibilidad del perímetro, al incluir una cámara adicional llamada ‘córner View’ que da visión directa, incluso de aquellos puntos de los que no existe visión directa.

En este sentido, la nueva gama ofrece un incremento significativo de la seguridad que se complementa con los sistema de seguridad activa y pasiva que equipa.

En el desarrollo de los vehículos se ha obtenido una mejora en su aerodinámica de un 19%, algo que, según la marca, se traduce en una reducción del consumo de carburante de un 6,3%.

Por otra parte, la cadena cinemática de las nuevas unidades también aporta mejoras.

Por un lado, las tres variantes de cada uno de los motores de la nueva gama aportan una mayor eficiencia, un mejor rendimiento y menores emisiones, al tempo que se ha reducido sus intervalos de mantenimiento y se ha aligerado el peso.

Además, la gama deja de equipar cajas de cambios manuales, para equipar la transmisión estándar automatizada TraXon con selección automatizada de marchas.

Una gama que busca el segmento premium

En carretera, durante una prueba realizada a primeros de septiembre en carreteras de Málaga y Granada, las unidades han presentado un comportamiento suave y fiable, acompañado por una cabina cómoda, en la que los controles se ofrecen al alcance de la mano con facilidad y en el que se hace sentir el trabajo realizado en la aerodinámica, que se traduce en un bajo nivel de ruido del aire.

El cambio está pensado para conseguir extraer el máximo ahorro en combustible a las motorizaciones y se adapta, merced al control predictivo, a la carretera con el fin de conseguir el mejor rendimiento de acuerdo a las condiciones de la vía.

En este sentido, aunque para cualquier conductor parecería que las relaciones no son las adecuadas, el sistema juega a la perfección con la orografía para ajustar consumos y evitar maltratar al motor.

De igual manera, la suspensión ofrece un elevado nivel de comodidad que se combina a la perfección con un puesto de conducción mejorado, que permite un alto nivel de adaptación para las condiciones de cada chófer tanto en altura, como en posicionamiento más cerca del volante.

Así mismo, la lectura de las pantallas de información ofrece variantes con más o menos datos, en función de los gustos de cada chofer. En todo caso, los datos se leen con facilidad y se presentan con un toque moderno y minimalista que busca ofrecer la información imprescindible.

Las cámaras, por su parte, permiten una visión completa del perímetro del vehículo y, aunque necesitan un período de adaptación para coger medidas, ofrecen más información visual del entorno que los retrovisores y, además, colaboran de manera decisiva en los ahorros en el consumo de combustible que generan las mejoras aerodinámicas introducidas en la gama.

Por lo que respecta al resto de la cabina, destaca la amplitud que ofrecen el XG y XG+, así como los múltiples espacios de almacenamiento disponibles y los acabados, agradables al tacto, funcionales y ergonómicos.

En definitiva, DAF ha empleado tiempo y dinero en generar una nueva gama destinada a posicionar a la marca en el segmento premium y que, por otro lado, abre un nuevo nicho comercial con unas cabinas, las XG y XG+, de gran comodidad, equipamiento y altura.

Además, la gama mantiene los elementos distintivos de la marca, pero, al tiempo, el nuevo diseño muestra todas sus innovaciones en las distancias cortas, donde puede apreciarse el tamaño de unas cabinas pensadas para ofrecer el máximo confort, sin perder de vista la fiabilidad y la eficiencia.