La feria anual de logística de Múnich ha acogido la presentación en sociedad del T-Pod de DB Schenker, considerado el primer camión autónomo eléctrico del mundo. Desarrollado junto a la start-up sueca E/NRIDE utilizando tecnologías como la Inteligencia Artificial, este modelo ha sido aprobado ya para su uso comercial en una vía pública de Suecia.

Con una autonomía de casi 200 kilómetros y una capacidad de carga superior a las 20 toneladas de mercancía, permite alcanzar el nivel 4 de conducción autónoma. Esto supone que, en situaciones concretas, un operador puede tomar el control del vehículo en remoto.

Aunque todavía no se conoce la fecha en que estará disponible en España, es probable que el lanzamiento se produzca tras el de Alemania. Además, el operador probará a lo largo del año otro prototipo de este camión y está evaluando la posibilidad de construir una red de estaciones de carga para esta clase de vehículos.

Su intención es impulsar la movilidad del futuro en el marco de la sostenibilidad y el respeto por el medioambiente con la puesta en marcha de tecnologías innovadoras y dispositivos de transporte inteligentes adaptados a las necesidades de sus clientes.

Entre sus productos, destaca también Connect4Land, una plataforma que permite a sus clientes tasar, solicitar y rastrear los pedidos ‘on-line‘, además del guante de escaneo ProGlove para productos de almacén.