de-rijke-almacen-amberes

La nave alquilada es de tipo cross-docking.

El operador neerlandés De Rijke ha alquilado una nave logística de 2.723 m² de superficie ubicada en el municipio barcelonés de Barberá del Vallés, con el asesoramiento de la consultora catalana Forcadell , con la intención de ampliar sus actuales instalaciones en esta provincia catalana.

Las instalaciones, radicadas en el polígono industrial Can Salvatella, donde la compañía ya cuenta con otra nave que seguirá manteniendo, a 18 kilómetros de Barcelona, cuentan con accesos a la AP-7 y la C-38 y se destinarán a almacén de mercancía en tránsito para complementar servicios y acoger nuevos tráficos.

El inmueble, de tipo cross-docking, dispone de una superficie de almacén de 1.988 m², 735 m² de oficinas y un amplio patio de maniobras, así como con diez muelles de carga frontales, cuatro para camiones y una rampa.

De Rijke es una empresa familiar que inició su actividad como operador logístico en 1945 y que en la actualidad da empleo a más de 1.300 trabajadores está especializada en servicios logísticos integrales, de transporte y de almacenaje, cuenta con 26 filiales distribuidas en siete países europeos, así como con una joint-venture en Arabia Saudí.