El nuevo centro logístico de Decathlon en la ZAL del puerto de Barcelona ya ha abierto sus puertas. Se trata de un proyecto ‘llave en mano’ construido por Cilsa, que cuenta con 95.987 m² desarrollados sobre una parcela de 167.751 m², lo que lo convierte en uno de los más grandes de toda España.

Consta de dos edificios de 46.610 m² y uno destinado a servicios de 2.767 m², que incluye la planta baja y planta piso de oficinas, el pasillo de conexión entre ambas naves y las salas técnicas.

Cuenta con una altura libre de 11,30 metros, 112 muelles de última generación con un sistema automático de retención de camiones y cuatro muelles para la descarga de furgonetas, que dispone de puertas seccionales automáticas y abrigos exteriores.

Con una inversión global de 53,4 millones, se ha construido en tan solo 14 meses siguiendo los más estrictos criterios de eficiencia energética, sostenibilidad y condiciones de trabajo saludables, para lo que se ha utilizado la tecnología BIM.

De hecho, la instalación recibirá la certificación Leed Platinum, habiendo obtenido la máxima puntuación de las cuatro a nivel mundial que actualmente disponen de ella, lo que demuestra su compromiso con las más elevadas exigencias medioambientales.

En este sentido, se han instalado placas fotovoltaicas para autoconsumo, y un sistema para el control de la iluminación mediante LEDs de bajo consumo regulables con sensores de presencia. También se han utilizado materiales de construcción respetuosos con la huella de carbono.