UGT ha denunciado ante la Inspección de Trabajo a Glovo, Uber Eats y Amazon por «externalizar sus actividad utilizando empresas pantalla para aplicar convenios más baratos».

En concreto, el sindicato estima que estas plataformas llevan a cabo un «uso desmedido del convenio de mensajería por estas empresas cuya actividad no es la entrega de sobres o de comunicaciones» y alega que este convenio «es de eficacia limitada, es decir, que fue firmado por el sindicato USO sin tener la mayoría necesaria en la parte social y, por tanto, solo se puede aplicar a los afiliados de este sindicato o aquellas personas que se adhieran a ese convenio».

Según la central sindical, desde el pasado 10 de marzo las plataformas digitales de reparto han iniciado «un plan para convertir a algunos de sus repartidores en trabajadores, una decisión que, a priori, podría parecer positiva, sino fuera porque lo han convertirlo en un nuevo fraude, utilizando la externalización de la actividad a empresas que aplican el convenio más barato de España, el de nensajería».

Esta práctica constituye, en la opinión de UGT, «un nuevo fraude que afecta directamente a las personas repartidoras y a sus cotizaciones a la Seguridad Social al no aplicarles el salario correcto de los convenios provinciales de transporte de mercancías por carretera, que es el convenio que se debería aplicar. Algo que, en el caso de Glovo, quedó confirmado por sentencia firme del Tribunal Superior de Justicia de Madrid».

El sindicato concluye que «los repartidores siguen utilizando la misma aplicación con la que trabajaban antes y que la organización del trabajo se sigue realizando desde la empresa principal de forma que esta convierte a la subcontrata en una empresa pantalla que le permite burlar la legislación laboral» y señala que cada empresa denunciada está experimentando con diferentes empresas de reparto.