La ola de frío y las nevadas han obligado a parar a más de 10.000 camiones en toda España durante varios días.

Como consecuencia, muchos flujos de mercancías en el ámbito nacional e internacional se han visto interrumpidos, lo que se ha traducido en desabastecimientos puntuales y sin mayor gravedad en algunos sectores productivos del país.

En este sentido, Mercamadrid ha permanecido cerrado todo el fin de semana y se espera que abra por completo el martes, 12 de enero, o incluso antes, dado el trabajo que ha estado llevando a cabo la Unidad Militar de Emergencias en los dos últimos días, mientras que la mayor parte de las grandes cadenas de gran distribución están abriendo progresivamente sus centros, a medida que lo permite la situación.

En algunos establecimientos se ha producido escasez de género en ciertos lineales, tras el pico de demanda registrado la semana pasada, debido a que muchas familias acumularon compras ante la difícil situación climatológica.

Esta situación se ha dejado sentir especialmente en productos perecederos, cuyo transporte es un objetivo primordial para la actuación de la Administración frente al temporal, según han informado en rueda de prensa los ministros de Interior y de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana.

De igual modo, los suministros de piezas y recambios para algunas plantas automovilísticas del país también se han visto afectados por las dificultades que han encontrado los camiones para poder moverse con fluidez por las carreteras del país.

En concreto, la planta de PSA en Vigo se ha visto obligada a suspender su turno de noche, ya que existe una falta de suministros que impide alimentar a su actual volumen de producción.

Se espera que, a medida que avancen las jornadas se vaya restableciendo la normalidad con más carreteras limpias y accesos a los principales puntos de carga y descarga del país a pleno rendimiento, con lo que se recuperará el flujo habitual de vehículos pesados.

Por otra parte, los sindicatos de Correos acusan a la dirección del operador postal público de no haber puesto en marcha ninguna medida de contingencia ante el temporal y exigen «que deben adoptarse de inmediato medidas para garantizar la seguridad de los trabajadores/as, tanto en los desplazamientos al trabajo, como en las tareas de reparto».