Los Mossos d’Esquadra han desarticulado una banda de delicuentes especializados en robos en camiones estacionados en las áreas de servicio de la AP-7 principalmente, aunque también se baraja que habrían tomado parte en atracos similares en la AP-2 y la C-25, desde finales del pasado mes de enero.

La sustracción de la mercancía se realizaba durante la noche, aprovechando el descanso de los conductores y no dudaban, si eran descubiertos, en utilizar violencia y amenazas para lograr sustraer la mercancía, principalmente paquetería, ropa y calzado de marcas conocidas, cápsulas de café, aparatos de climatización, productos de iluminación y mascarillas sanitarias.

La policía autonómica catalana estima que el primer robo se produjo a finales de enero, en un camión estacionado en el área de servicio del Penedés de la autopista AP-7.

Las autoridades estiman que este grupo delictivo estaba compuesto por tres personas con antecedentes policiales, que utilizaban dos furgonetas que previamente habían sustraído para cargar la mercancía sustraída, así como un turismo propiedad de uno de los detenidos al que también se le investiga por simulación de delito, ya que simuló el robo del automóvil.

La operación sigue abierta para analizar si la banda pudiera estar implicada en otros robos similares.